sábado, 31 de diciembre de 2011

Sigo aquí

Guarde un último sobrecito de té sabor Vainilla rooibos para este, último también, día del año 2011. Para que al dar pequeños sorbos se me vinieran a la mente, a los labios y a la piel varios recuerdos y momentos del casi terminado año.

Algo que he aprendido en los dos últimos años, es decir 2010 y 2011, es que con el paso de las horas, del viento, las cosas se vuelven más complejas y hasta cierto punto difíciles; pero la solución nunca deja de ser la misma: no olvidar quién eres y de dónde vienes.

Tropiezos, tropiezos y más tropiezos abundan en mi memoria, pero me valgo de ellos mismos para el día de hoy actuar de la manera en que lo hago; soy humano, y todas las cosas humanamente posibles (drogas, sexo, lagrimas, felicidad, mentir, equivocarse, criticar, sonrisas, brillar, acertar, arriesgarse, y otras tantas cosas más) no me son absolutamente ajenas. Para ninguno de nosotros.

Y este fue un año increíble: Rubén y la madurez que lo acompaña siempre, Ricardo y sus posteriores quiebres en mi corazón, mi primer trabajo, la realización de una revista conceptual dedicada a alguien que admiro y que hoy día sigue publicándose cada dos meses, la invitación de la mismísima Natalia Lafourcade a acudir al sound check de su presentación en el Auditorio Nacional, esforzarme y aferrarme a la obtención de calificaciones de un alumno excelente, el hijo de mi hermano Erick, el apoyo incondicional de mi Madre, la aparente aceptación de mi Padre en cuanto a mi orientación, el triunfo en el concurso de debate con mis compañeros y amigos de la preparatoria, la presentación de una pastorela en el mío y otro instituto, el llevar una vida reflejada con Susana, el reforzamiento de mi amistad y extraña relación con mis dos Individuos Oscar y Mariana, la llegada de magnificas personas en mi vida, la permanencia de unas, el distanciamientos de otras.

No puedo dejar pasar por alto el hecho de haber conocido a David, que si, estamos saliendo y no somos nada en concreto. Pero igual, me hace desvariar y eso no puede pasar desapercibido.
Y bueno, otros tantos miles de detalles más.

Gracias Dios, Universo, Destino… por jugar constantemente con mi andar, con mi sentir; por mover las nubes y dejarme volar pleno, por estrechar el camino cuando es debido, por las desventuras y aventuras de estos 360 días.

Y este 2012 espero no me defrauden y me den cosas más imposibles por conseguir, por realizar; más lagrimas, más sonrisas y tropiezos, que serán la causa de un posterior levantar, renacer.

Amén.

martes, 27 de diciembre de 2011

Individuos

Hemos presenciado cientos de diferentes acontecimientos, hemos visto llover en lugares imposibles, hemos levantado templos viejos, hemos rodeado con nuestros brazos las más vulnerables estructuras, hemos hecho cosas inimaginables; y todo gracias a la fuerza que la amistad nos otorga.

Son más de dos años, y estaría tan contento de que pudiesen ser muchos pares de años más, me llenaría entonces siempre de suma alegría, por que aunque mi animo o mi autoestima estén por debajo del suelo, lo que me mantiene viviendo son, entre otras cosas, las personas que quiero, me quieren y siguen confiando en mi. Más con exactitud, ustedes, mis amigos.

¡Qué palabra tan hermosa! Amigos, amistad: unos lazos más fuertes que cualquier cosa, más eterno que el mismo amor de pareja; por que, en este tiempo nos hemos visto enlazados cada uno con diferentes personas en relación amorosa, pero continuamos nosotros juntos desde entonces.

Sí pensamos un poco, los tres hemos cambiado, no somos en conclusión lo que éramos durante aquel mayo del 2009, ni la vida misma es lo que era entonces.

Y espero no haberlos defraudado, que mi presencia durante este tiempo les hubiese servido de algo, que mis palabras no sean gastadas en vano; ¡no me gusta mucho rimar! Pero así salió.

Deberíamos ahora dejar todo de lado y hacer por fin aquel trió, seamos novios los tres, casémonos, vivamos juntos y hagamos el amor durante todo el día. ¿No les atrae la idea? A mí si ¡¡Seamos trisexuales!!

De acuerdo, ese término no existe, pero nosotros lo somos. Bleru bleru!

Llamémonos individuos, ¡Suena genial!

Bueno más que para cualquier otra cosa, mi intención es recordarles que los aprecio mucho y que quiero agradecerles todo lo que han hecho por mí. Gracias. :]

Individuo Oscar, te amo
Individua Mariana, te amo

Lleguemos al cielo tomados de la mano y seamos amigos por siempre en verdad.

Individuos Eternos

sábado, 17 de diciembre de 2011

Tus abrazos, mis nuevas rutas

La espuma del chocolate me resultaba agradable, las chispas en las galletas le daban a mi paladar un buen sabor; pero lo que me enamoro no fue eso, ni tu casa magnifica, ni la película ni como se jugaba con los colores en la trama, menos el cuadro de la sala al lado izquierdo del mueble de la T.V. Sino mas bien lo ondulado de tu sensual cabello, la atención que demostrabas cuando miraba directo a tus ojos, lo lunático que parecías cuando me presumías una sonrisa, lo guapo que te veías en silencio o soltando algunas letras de tu garganta, lo caballeroso y atento que resultaste durante todo el tiempo, lo cariñoso que fuiste con el saltarín y travieso Morrison; y por otro lado cuando nos despedimos: cuando trepe por un instante a las nubes por tus brazos cuando me rodearon al envolverme y amarrarme con uno de tus abrazos, que a partir de entonces se convirtieron en mis favoritos.

Todo esto fue de ensueño: verme ahí, contigo, cuando creí que serías un simple romance platónico, transformándote entonces en una nueva meta para mis venas, un nuevo hogar para mis besos, un devorador para mis futuras horas.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

De mis sueños

No sé sí es por que tenga hambre de ilusiones o sí tu fotografía tenga inyectada una sustancia que hechizaría a cualquiera, no sé sí le sucedió a alguien ya antes, o le sucederá a alguien mas en el futuro.

No sé concretamente como paso, pero así fue.
Sentí que los pedacitos que colgaban de mi corazón volvieron a su sitio, que preparar café para dos ahora tiene sentido y es preciso, que ya tengo un posible nombre para mi locura.

Que ese nombre y figura me encantaría que fuese la tuya.

Me sucede algo tonto: no te conozco, no te he visto en persona, pero el momento en que nos topemos ya lo invente y ejecute de una y mil veces diferentes en mi mente. Y ya soñé despierto contigo, ya quiero besarte. Hasta ya pensé en que canciones puedo ponerte para deleitar tus oídos y lograr que te ilusiones de mi, como yo contigo.

Estas palabras son absurdas; quien sabe sí tu algún día las leerás o sí alguien más se topara con ellas. Ni siquiera sé sí en verdad sucederá que nos conoceremos. Pero mi corazón se viste ya de rojo y danza, baila esperanzado, ya lleno de ilusiones, con ganas de conocerte.