sábado, 31 de diciembre de 2011

Sigo aquí

Guarde un último sobrecito de té sabor Vainilla rooibos para este, último también, día del año 2011. Para que al dar pequeños sorbos se me vinieran a la mente, a los labios y a la piel varios recuerdos y momentos del casi terminado año.

Algo que he aprendido en los dos últimos años, es decir 2010 y 2011, es que con el paso de las horas, del viento, las cosas se vuelven más complejas y hasta cierto punto difíciles; pero la solución nunca deja de ser la misma: no olvidar quién eres y de dónde vienes.

Tropiezos, tropiezos y más tropiezos abundan en mi memoria, pero me valgo de ellos mismos para el día de hoy actuar de la manera en que lo hago; soy humano, y todas las cosas humanamente posibles (drogas, sexo, lagrimas, felicidad, mentir, equivocarse, criticar, sonrisas, brillar, acertar, arriesgarse, y otras tantas cosas más) no me son absolutamente ajenas. Para ninguno de nosotros.

Y este fue un año increíble: Rubén y la madurez que lo acompaña siempre, Ricardo y sus posteriores quiebres en mi corazón, mi primer trabajo, la realización de una revista conceptual dedicada a alguien que admiro y que hoy día sigue publicándose cada dos meses, la invitación de la mismísima Natalia Lafourcade a acudir al sound check de su presentación en el Auditorio Nacional, esforzarme y aferrarme a la obtención de calificaciones de un alumno excelente, el hijo de mi hermano Erick, el apoyo incondicional de mi Madre, la aparente aceptación de mi Padre en cuanto a mi orientación, el triunfo en el concurso de debate con mis compañeros y amigos de la preparatoria, la presentación de una pastorela en el mío y otro instituto, el llevar una vida reflejada con Susana, el reforzamiento de mi amistad y extraña relación con mis dos Individuos Oscar y Mariana, la llegada de magnificas personas en mi vida, la permanencia de unas, el distanciamientos de otras.

No puedo dejar pasar por alto el hecho de haber conocido a David, que si, estamos saliendo y no somos nada en concreto. Pero igual, me hace desvariar y eso no puede pasar desapercibido.
Y bueno, otros tantos miles de detalles más.

Gracias Dios, Universo, Destino… por jugar constantemente con mi andar, con mi sentir; por mover las nubes y dejarme volar pleno, por estrechar el camino cuando es debido, por las desventuras y aventuras de estos 360 días.

Y este 2012 espero no me defrauden y me den cosas más imposibles por conseguir, por realizar; más lagrimas, más sonrisas y tropiezos, que serán la causa de un posterior levantar, renacer.

Amén.

7 comentarios:

Prince Of Shadows dijo...

Y que este año traiga buenas y mejores cosas para ti, se dice fácil 365 días pero todo lo que puede pasar y ahí esta la prueba en todas las cosas que narras,
Bienvenido 2012
Bienvenidas todas las cosas, buenas o malas nos ayudan a segur adelante

Erik...!!! dijo...

Etee no son 365 días? xD Cada año tiene lo suyo y siempre se puede ser mejor o peor inclusive... pero siempre hay q recibir un nuevo año con optimismo.

Q cada lágrima, sonrisa, tropiezo de este nuevo año... quede en tu memoria como momentos que jamás olvides... pues aprenderás y reirás.

Q tengas un Feliz año 2012!
Un abrazo de finde año!

Benn-10 dijo...

Feliz Año Rojito...

que tus dias esten llenos de Sonrisas, bendiciónes, Rock N' Roll... y Alcohol...
Love You Like a Love Song Baby!

^-^

Didier Freitas dijo...

y al final después de las risas, las lágrimas, los amores y desilusiones, a uno no le queda más que agradecer y sentirse feliz por estar vivo.

Un fuerte abrazo y un gran beso!

A simply shadow dijo...

Hay veces que es más gratificante recordar vivencias pasadas que disfrutar de un momento presente.

Espero que este año traiga para ti nuevas experiencias para que sigas deleitándonos con tu estupenda manera de escribir.

Saludos...

Damian dijo...

este año será mejor, hay q pensar positivo =).
se me antojo el tecito sabo vainilla, creo q nunca he probado.

Juliánn dijo...

Todo mejora, y lo sabes... suerte.