viernes, 31 de diciembre de 2010

Pido tiempo al viento ♫

jueves, 30 de diciembre de 2010

Tumbado en mi moqueta

Eterno es una palabra muy fuerte y muy pesada, una palabra que no puede soltarse tan fácilmente; pero me pregunto: ¿será esto eterno? ¿O lo más cercano a ello?

Eres mi primer trago, y amargo, pero en sorbos te bebí dulcemente, te saboreé de forma delicada, te pase lentamente… mi paladar, a pesar de todo, te recuerda y sonríe…

Pero en esto también tienes la culpa tú, porque te acercas y te alejas, así: sucesiva y constantemente. Y creí haberlo superado, pero tú sabes que tienes unos ojos que lejos de hipnotizarme, me atrapan y me atan a ellos, me hablan y convencen, y lo usas a tu favor; aunque no sé si lo haces intencionalmente…

También influye el tiempo que últimamente hemos pasado juntos, y esas miradas tuyas que hacen sentirme inseguro, que hacen que crea que podrían romper las murallas que he construido alrededor de mi corazón para no enamorarme por ahora, ya que quiero estar solamente con mi amiga Soledad; y que decir de las cosas que mencionas entre palabras, ¡eso habla mucho!

Chico Inestable, ahora eres Eterno, porque el inestable ahora soy yo…

Me regalaste en un beso un pequeño brillito de esperanza, del color tan tuyo; un brillito que a pesar de su tamaño, podría durarme la vida entera, como este amor que siento por ti; tan eterno…

lunes, 27 de diciembre de 2010

Un lugar para renacer

Casi se me apaga la luz, llegué a ser sólo el eco de una voz que un día brillo; pero un día: renació la esperanza, la luz volvió a brillar.
Me di cuenta de que estabas ahí, gritando sin miedo que aún creías en mí…
Y hoy por ti, por mí, estoy aquí con más fuerza, sin miedo, con mi himno al amor, a los corazones rotos, que van juntando pedacitos...



Hu Hu Hu:
Un simple suspiro que hoy significa mi primer respiro…
Dos letras repetidas que adjuntan sueños, despedidas, añoranzas, bienvenidas, canciones, letras, libros, amores, ilusiones, amigos, personas, fantasmas, encuentros, esperanza, siluetas y objetos…

2010
El año en que morí lentamente, en el que caí hasta lo más profundo del acantilado, el año entonces en que renací, el mejor año de mi vida hasta entonces; no tanto por las anécdotas con los que me rodean, sino por el tiempo que pase conmigo mismo, cuando me encontré tan roto y quebrado y me arregle, una y otra vez...

Y hoy estoy aquí, no en otro camino distinto sino el mismo, pero luce diferente porque mi mente lo es…

Un lugar nos hace cambiar de opinión, tiempo que me hará regresar con algo de luz, para renacer...

domingo, 12 de diciembre de 2010

Despedida

Es él, el responsable del cielo azul de esta ciudad, de tu ciudad, de la ciudad del sur, del norte, de todas las ciudades…
Es por él, que inventaron el significado de encantador, de magnifico, de esplendido, de fascinante…
Era él, quien hacia de sus palabras y de su voz, un conjunto perfecto de música romántica alegre…
Eran sus ojos, y únicamente sus ojos, los que me hacían sentirme fuerte e invencible, que lo podía todo…
Es él, si, él… el chico azul

Pero me rehúso a sentirme fuerte, me esfuerzo por mirar un cielo gris, tapo mis oídos para no escuchar más que las ideas garabateadas en mi mente…
Es aún otoño, y desde hace unas semanas note la presencia de la dama de las camelias, de la señorita Soledad cercas cuando esperaba que llegara él a nuestras citas, o cuando me apresuraba yo a llegar…
La miré, y decidí esta vez llamarla yo a acercarse, a entablar una conversación…

Y me atreví a ser su amigo, le prometí que la aprovecharía, que nos quedaríamos juntos por mucho tiempo, que sería ahora mi mejor amiga…

En verdad lo siento,  sé que él no merece el mal que le provoqué, pero… si me quedo, y con ella entre los dos, será aún peor…

Pero espero que tenga en cuenta que nunca podré reemplazar su amor, que ni siquiera lo intentaré, que siempre le estaré agradecido porque me dio lo que siempre soñé… le recordaré cuando salga el sol, cuando escuche nuestras canciones…

Me despido de él antes de que aparezca Invierno, antes de yo ser el causante del frío en su corazón, antes de terminarme todo lo que le pedía pero que yo no le daba completamente, me despido con un abrazo muy fuerte, con lágrimas en el alma porque aún no quiero sacarlas; Pero antes de irme, necesito hacerle saber que siempre estará en mi corazón…

Rubén... te quiero, eso que ni que!