lunes, 14 de marzo de 2011

Me atrape a mi mismo

Ayer al leer a cerca de los ángeles me percate de que rojito no soy tanto yo, que aquel pequeño es mi ángel, es mi ser alado que viene a cuidarme, es como un Pepe grillo en mi vida, es mi conciencia, es como el Principito para Antonie De Saint-Exupéry, es quién me aconseja y me regaña, es mi yo pequeño e inocente, pero es muy maduro y sabiondo, también es muy fuerte, mucho más que yo…

Es todo muy raro: él viene de mi pasado porque quiere un buen futuro para mi, uno adecuado, y ahora he estado muy confuso y me he desorientado y él está aquí, en mi presente, para guiarme correctamente…

A veces pareciera que él es mucho más mayor que yo, ¡Como sea! Me gusta mucho más cuando estoy con él, cuando platico y me rió con él, inclusive me gusta llorar pero si estoy con él. Agradezco tanto su presencia…

No sabía cómo acercarme y unirme a él... Es tan misterioso el país de las lágrimas.

3 comentarios:

Valkan Smith dijo...

Me doy cuenta en que somos tan afortunados al tener alter-egos tan buenos como los nuestros :D

Erik...!!! dijo...

Es bueno hablar con uno mismo... como si hablaras con otra persona... porque qien es mejor amigo que uno mismo ^^!!!

La verdad no sé porque nunca lei el principito... apenas leí el primer capitulo, me aburrio y no lo lei más jaja xD

Cuidate

Jorge Luis Barrera dijo...

Procura nunca separarte de él :)