jueves, 3 de febrero de 2011

Episodio pendiente: Un miedo azul

Estaba animado: nos volveríamos a ver después de tanto tiempo; la última vez que nos vimos el invierno ni siquiera había comenzado, a decir verdad, la última vez que nos vimos ni nos vimos, fue dentro de un extraño lugar donde no se escuchaban las palabras, donde no se oían más que extrañas mezclas eléctricas bailables y habían luces de neón que parpadeaban…

Yo lo reconocí, él ni siquiera me vio: quise saludarlo pero algo me freno…

Ah si, nos veríamos… pero entonces sentí miedo, como cuando pisas una piedra tambaleante al intentar cruzar el lago, así o un miedo más frío… Mi mente entonces comenzó a inventar pretextos tontos para cancelar la cita, para entonces no verle y volver a sentir algo, para entonces no querer tomarlo de la mano, pararme de puntitas y besarlo…

Luego me mire preocupado y me reí de mi mismo, de mi miedo y me dije: ¡Lo veras!

Y entonces él cancelo la cita; no me dio razones, tan solo dijo que no podría y ya. Quizá, muy probablemente, él llegó a sentir también ese miedo, o tal vez no…

1 comentarios:

Erik...!!! dijo...

Es normal tener miedo... pero lo más importante es vencerlo...!!! Donde fuego hubo, cenizas quedan... pero recuerda que la brisa tambien llega... y hacen que desaparezcan...!!!

Cuidate, sí...!!!
Nos vemos ^^!!!